miércoles

Capítulo 43 - Los hombres las prefieren feas


El poder adquisitivo de una mujer fea


Hasta ahora mis ojos no entienden como la pudo elegir a ella. Pudiendo comerse una Big Mac se decidió por un pan con mantequilla. Mis ojos no lo entienden, pero mi cabeza sí. Aún recuerdo nuestra última conversación antes de que él saliera del mercado de los solteros más cotizados. Una vez más un hombre me demostraba que no todos los hombres las prefieren bonitas.

Yo: Te veo como alguien que tranquilamente se puede casar a los cuarenta y algo con alguna mujer de veinte y algo, bonita, tierna, modelito, que te admire y con todas sus cositas bien puestas que tú también puedas admirar y distraigan tu mirada de alguna otra mujer, porque ¡te conozco! No me hubiera imaginado que te enamorarías de alguien como, bueno… no digo que sea una mala mujer pero es mayor que tú, sabemos que físicamente no es la Coca Cola del desierto ni el tipo de mujer que te gusta y bueno… ¿Ella? ¿Estás seguro?

(Él era un hombre bien recorrido, y digo era porque su carrera como catador de mujeres, así como de vinos finos, terminó)

Él: Yo lo sé. Ella no será lo que yo quiero en una mujer, puede que no esté enamorado de ella, pero ha pasado el tiempo y me ha demostrado que no es lo que quiero pero si lo que necesito. Ella es la mujer que siempre me va esperar en casa con un plato de comida, es la mujer que nunca me va ser infiel, es la mujer que me va aguantar porque no tiene más opciones. Ella me conoce y así me acepta, es la amiga que me aguanta admirar la belleza de otra mujer. Ella no será lo que quiero en una mujer pero si lo que necesito para mí a la larga, es estabilidad, seguridad.

Y en ese instante, muchos amigos se vinieron a mi cabeza. Esos amigos de quienes la gente dice: “¿Ella es su novia? ¡No puede ser! ¿Qué le vio? (El a ella)”


Para escuchar esta canción, tener mucha correa DEBES.



Le vio muchas cosas, como cuando van a comprar un auto para la familia. Los hombres se mueren por un Audi R8 pero terminan comprando una Station Wagon o una Van de “señora de movilidad escolar” y están cómodos. Como cuando el hijo les pide una “Cajita Feliz de Mc Donalds” y terminan comiendo en casa un plato de menestras porque es más saludable. Le vio muchas cosas que aunque no son las que quiere, son las que necesita y le convienen.

Dicen que la belleza que gusta no es la misma que enamora (1) y la misma que enamora (2) no es la misma que conviene (3).


  • Hay hombres (1) que se quedan con la belleza que les gusta, un día despiertan y esas dos bellezas de delante y sus hermanas, esas dos bellezas de detrás, tropezaron con la vida y se cayeron. Se dan cuenta que la mujer bonita con la que se casaron es una calabaza que necesita urgente una cita con el cirujano.

  • Hay hombres (2) que se quedan con esa mujer que no saben que les hicieron pero los enamoraron, enchuncharon, embrujaron o como dice mi madre: “Les dieron caldo de calzón”. Un día los tuvieron mismo perro faldero pero ese día ya no es hoy; porque la magia se va, el piso deja de moverse y las mariposas se mueren. Y porque el enamoramiento no es el terreno más sólido donde construir un hogar. Estos hombres un día despiertan y la relación simplemente “ya no funciona”. Lo que la hacía funcionar se esfumó.

  • PERO! Hay un tercer grupo de hombres (3) que juegan seguro apostando todo lo que quieren por todo eso que necesitan. Estos hombres no se decepcionarán de una mujer bonita, no se despertarán desenamorados alguna mañana. ¿Por qué? Porque simplemente, la mujer bonita que pudieron tener la canjearon por una mujer que sepa limpiar, lavar, cocinar y como bonus track, cariñosa. Ellos no se enamoran de su estabilidad pero saben que ella seguirá ahí, incondicional para ellos, así ellos saquen los pies del plato, se enamoren de otra y luego de comerse la “Big Mac” regresen como perros arrepentidos a comer pan con mantequilla en casa.


Porque OJO mujercitas: “Un hombre nunca deja su estabilidad y se arriesga por algo que quiere. Un hombre no deja su comodidad por su satisfacción. En tema de mujeres, un hombre no deja a la mujer que necesita por la mujer que quiere. La estabilidad es el lugar más seguro para un hombre y donde él se plantará como un pino. Por ahí dicen que el trauma más grande para una mujer es no tener hijos. Pues para un hombre es el quedarse solo.”


Un Audi R8 te lo piropean a diestra y siniestra. Es carísimo adquirir, mantener y peligroso porque, como todo el mundo lo quiere tal vez te lo roban. Ahora, entremos al cerebro de un hombre que ya se divirtió suficiente en la vida (aunque nunca es suficiente).

¿Por qué arriesgar tanto por un R8 si lo que buscas es transportarte y puedes conseguir una Van por mucho menos precio? te dará menos problemas, no será muy bonita pero te dará lo que necesitas. Puedes darte el lujo de tener un R8 si tienes el poder adquisitivo en algún momento, pero a penas salga uno mejor no tendrás problema en cambiarlo. Bueno… así señoras, son las mujeres extremadamente bonitas para muchos hombres, un R8 más.

¿Ser fea no puede ser malo del todo no?




TWEET de la semana super cute :)

Ojala te llamaras Esperanza, porque es lo ultimo que se pierde...less than a minute ago via web Favorite Retweet Reply

4 comentarios:

Raul Hugo dijo...

Llega un punto donde un hombre se pregunta que quiere ser y que quiere tener.

Pues muchos al final se dan cuenta que en vez de tener una "princesa" prefieren ser el príncipe - de otra persona.

Pues no es que las prefiramos feas, simplemente es que hay muy pocas bonitas que tienen la cordura suficiente para pensar diferente a la sociedad que las mal acostumbra - sino creen miren http://www.youtube.com/watch?v=1W-O5aVdnoA

Christian Gonzales dijo...

Has plasmado un dilema que como hombre debo reconocer.
La seguridad de un lugar firme, seguro y calido; ó un lugar variado, inseguro y frio.
Obviamente, cada uno ve por sus propios intereses y preferencias en reflejo de las lecciones aprendidas en casa y en la vida.
Sin embargo, las damas victimas de nuestras propias contradicciones, son presa facil de los tontos límites masculinos, que al final solo las confunden.
Y que al igual que nosotros terminar eligiendo entre un hombre Volswagen 1300 o un Audi.
Entonces tenemos un par de seres que no saben a lo que se atienen y las probabilidades de que dos seres ciclopeos terminen unidos y mirando hacia un mismo punto coordinado se hacen desalentadoras.
Son los aspectos ortopedicos de la vida, como la religión o la inteligencia emocional, las necesarias para evitar que la union de estos seres no se convierta en el augurio de tiempos fatales (un mostrito).
Por lo tanto la triple cuerda (Eclesiastés 4:12 “Y si alguien pudiera subyugar a uno solo, dos juntos podrían mantenerse firmes contra él. Y una cuerda triple no puede ser rota en dos pronto.”) Evidente aplicada a Jehova Dios, es una gran garantia de armonia en la aventura del matrimonio.
Debemos reconocer que Tanto ellas como nosotros estamos en iguales circunstancias... y como dijo Hurtado Miller: "Que Dios no ayude".
Y asi sucere.
Sigue contribuyendo Cintya.

ludobit dijo...

excelente post. y desde el punto de la mujeres como seria? preferirian un feo aburrido pero estable, o un galan 'bad boy' sacavueltero? un abrazo.
p.d: te invito a visitar mi blog

Pamela dijo...

Hola cuando recien empeze mi blog, fuite tu unos de los primeros que lei y me gusto mucho, hoy como tu estoy participando en Blog peruanos, espero conseguir un buen puntaje.
Te dejo mi blog para que lo visites y me gustaria mucho tener tus comentarios.

exitos!!!
http://laviveresperanza.blogspot.com